Seleccionar página
Ejercicio y artritis

Ejercicio y artritis

Sus huesos cuelgan en muchas articulaciones. Articulaciones de rodilla. Articulaciones de la cadera. Las articulaciones de los dedos de las manos y las articulaciones de los dedos de los pies.

Dondequiera que se unan los huesos, también hay cartílago, una capa protectora de goma que asegura que sus articulaciones se doblen suavemente y sin dolor. Pero incluso el cartílago no puede hacer este tremendo trabajo solo. Una membrana delgada llamada “sinovio” proporciona líquido que lubrica las partes móviles de la articulación. Cuando el cartílago de la membrana sinovial se desgasta y se inflama, el resultado es generalmente un caso de “osteoartritis” o “artritis reumatoide”.

En la osteoartritis, el cartílago puede erosionarse tanto que el hueso se roza con el hueso. Este tipo de artritis se desarrolla gradualmente a lo largo de la vida como resultado simple del desgaste de las articulaciones a lo largo de los años. Muy pocas personas escapan a algún grado de osteoartritis, aunque la gravedad varía mucho.

De hecho, si tiene más de 50 años, es probable que tenga al menos una articulación afectada por la osteoartritis. La osteoartritis afecta a hombres y mujeres por igual y es, con mucho, el tipo de artritis más común, con casi 16 millones de estadounidenses en la lista.

En la artritis reumatoide, el daño a la membrana sinovial es la causa del problema. Los médicos e investigadores no están absolutamente seguros de qué la causa, pero la mayoría cree que la artritis reumatoide es una enfermedad en la que el sistema inmunológico ataca ciertos tejidos del cuerpo, incluidos los que conectan las articulaciones y la membrana sinovial.

La artritis reumatoide comienza con articulaciones hinchadas, rojas, rígidas y dolorosas, pero puede progresar hasta que se forma tejido cicatricial en la articulación o, en casos extremos, hasta que los huesos se fusionan. Casi el 75% de los 2 millones de personas con artritis reumatoide en los Estados Unidos son mujeres. La enfermedad puede afectar desde la adolescencia.

Ejercer sus opciones de prevención

Invertir un poco de tiempo en desarrollar un buen plan de ejercicios y estiramientos de bajo impacto con soporte de peso puede sumar grandes resultados cuando se trata de evitar el dolor de la artritis. Los músculos fuertes ayudan a proteger las articulaciones del desgaste y el movimiento mantiene las articulaciones flexibles.

Es por eso que la búsqueda de la aptitud está a la mano, incluso si tiene 50 años o más. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses mayores de 50 años todavía están en el lugar donde siempre estaban sentados y viendo a otros trotar. La mayoría de ellos afirman que eso es solo para las personas que han sido atléticas toda su vida, o algunos dicen que el ejercicio es para los jóvenes y que hacer ejercicio les hará más daño que bien.

Todavía hay algunos que insisten en disculparse en las rutinas de ejercicio porque no solo tienen tiempo o tienen menos energía que nunca. Todas estas son excusas poco convincentes. Por tanto, es hora de empezar a deshacerse de esos dolores. Empiece a hacer ejercicio.

En consecuencia, prevenir la artritis no es una ciencia exacta, pero los médicos han descubierto algunas formas de reducir el riesgo. Aquí es cómo:

1. No peses alrededor

La medida más importante que cualquier persona puede tomar para prevenir la osteoartritis de rodilla es perder peso si tiene sobrepeso. El peso adicional ejerce una presión adicional sobre las rodillas. Si tiene 10 libras de sobrepeso, por ejemplo, ejerce 60 libras por pulgada cuadrada de presión adicional sobre las rodillas cada vez que da un paso. Esa presión adicional puede erosionar lenta pero seguramente el cartílago de las rodillas y provocar artritis.

Un estudio ha respaldado claramente la teoría de que la pérdida de peso influye en la prevención. En el estudio, las mujeres con sobrepeso que perdieron 11 libras o más durante un período de 10 años redujeron su riesgo de desarrollar osteoartritis de rodilla en un 50%.

2. Estire esos músculos

Cualquier tipo de estiramiento es bueno siempre y cuando no rebotes, lo que puede provocar un tirón muscular. Esto es según algunos de los profesores de medicina clínica en la ciudad de Nueva York.

Intente mantener un estiramiento lento y constante durante 15 a 20 segundos, luego relájese y repita. Es mejor flexionarse estirándose antes de cualquier ejercicio, especialmente correr y caminar. Pero también es buena idea estirar todos los días. Pídale a su médico que le enseñe estiramientos que se centren en posibles puntos problemáticos de la artritis, como las rodillas o la espalda baja.

3. Caminar es siempre el mejor ejercicio

Realice una buena caminata larga al menos tres veces por semana o participe en una rutina de ejercicios aeróbicos o de bajo impacto para obtener los máximos resultados. No hay pruebas de que correr sea malo para las articulaciones, pero recuerde que puede agravar una lesión si ya tiene una. Solo recuerde consultar con su médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.

La conclusión es que de todos los hábitos saludables, el ejercicio es el más importante. Esto se debe a que las personas están diseñadas para ser activas. Por lo tanto, es realmente importante que las personas hagan ejercicio para mantenerse saludables y mantener las articulaciones libres de desgaste.

Solo tenga en cuenta que el cuerpo no ejercitado, incluso si está libre de síntomas de enfermedades o problemas como la artritis, no está en todo su potencial. Por lo tanto, ¡comience a hacer ejercicio ahora mismo!

Cómo Manejar el Dolor de Artritis

Cómo Manejar el Dolor de Artritis

La artritis realmente puede limitar su capacidad de salir y mantenerse activo. A veces puede ser una verdadera lucha, pero no tiene que gobernar su vida. Puede vivir con esta enfermedad sin permitir que gobierne su vida. Hay varias cosas que puede hacer para disminuir el dolor y aumentar su calidad de vida.

Controlar su artritis comienza con mantener una actitud positiva. Su mente puede ser una gran herramienta para combatir enfermedades físicas. Intente mantenerse enfocado en las cosas positivas de la vida. Ríase, manténga amistades e intente seguir haciendo las actividades que ama.

El ejercicio es otra excelente forma de controlar la artritis. El ejercicio en realidad puede reducir el dolor en su cuerpo. El movimiento en realidad actúa como lubricación para sus articulaciones. Asegúrese de hacer ejercicio solo dentro de sus límites. No exagere. Si siente dolor o rigidez en las articulaciones, reduzca o tome un descanso.

En el extremo opuesto del espectro del ejercicio, el descanso juega otro papel importante en el tratamiento de su artritis. Trate de descansar lo más posible durante el día. Mientras descansa, intente flexionar las piernas y los músculos a diferentes intervalos.

Si tiene inflamación, intente priorizar sus actividades. Es posible que necesite reducir algunas de sus actividades diarias. Si tiene demasiada hinchazón o dolor, es posible que deba suspender todas las actividades de ese día.

Si sus síntomas persisten, puede consultar a un quiropráctico. Un quiropráctico puede hacer ajustes que pueden mejorar el movimiento de las articulaciones y reducir la inflamación. Pueden hacer esto sin la necesidad de drogas nocivas u otras toxinas.

EnglishSpanish