Seleccionar página
Cómo mejorar su vida personal con ejercicio y más

Cómo mejorar su vida personal con ejercicio y más

La vida puede ser difícil y llena de preocupaciones, y cuando no te cuidas bien, las cosas pueden volverse bastante exigentes. Sin una dieta y ejercicio adecuados, junto con un sueño adecuado, podría agotarse extremadamente rápido. Esto causó estrés y ansiedad no deseados en nuestra vida diaria. Una parte importante de mejorar tu vida personal gira en torno a elementos que pueden evitar que te vuelvas loco.

Haga ejercicio con una dieta adecuada

Hacer el ejercicio adecuado para tu cuerpo no consiste en hacer una prueba para un maratón. Sin embargo, si desea mantenerse en forma y tal vez perder algunos kilos, esta es la manera perfecta de comenzar.

Camine durante 30 minutos dos veces al día con una mochila que contenga hasta cinco libros.
En lugar de tomar una bebida alcohólica adicional, elimínela y reemplácela con agua.
Sustituya una porción diaria de carbohidratos con almidón por dos porciones de vegetales verdes. En lugar de saltarse el desayuno y el almuerzo y comer en exceso bocadillos, intente comer bocadillos que constan de cinco comidas pequeñas al día. Asegúrese de incorporar eso con frutas y verduras.

La clave es vigilar lo que come y bebe. Tiene la garantía de sentirse mejor; dándose más energía que le permitirá abordar otras tareas. El estrés se afrontará mucho más fácilmente. Otra forma de estrés es la terapia de masajes.

Los beneficios de la terapia de masaje

La terapia de masaje ofrece muchos beneficios. Ayuda a empezar el día relajado, lo que es fundamental para el equilibrio. Una práctica simple sería comenzar por la cabeza y el cuero cabelludo. Lo que la gente no se da cuenta es que hasta que no reciben un masaje no saben cuánto estrés están soportando. Una vez que tenga conciencia de dónde se aloja el estrés en su cuerpo, sabrá exactamente qué puntos de presión deben funcionar. Esto es lo que la terapia de masaje puede hacer por usted:

Alivio de la tensión y rigidez muscular
Mayor flexibilidad articular y rango de movimiento.
Piel más sana y nutrida
Postura mejorada
Curación más rápida de los músculos tirados

Dormir lo suficiente

Es un hecho comprobado que cuando no duerme lo suficiente, esto puede enfermarlo. Incluso hay estudios que dicen que la curación se realiza mientras dormimos, lo que significa que el sueño profundo produce la forma más alta de hormonas del cuerpo. Un patrón de sueño constante es necesario para que el sistema inmunológico funcione al máximo. Tenga una hora de dormir programada regularmente. Evite hacer ejercicio dentro de las tres horas antes de acostarse. Si tiene problemas para relajarse, haga algo relajante como mirar televisión, bañarse o escuchar música suave.

No se necesita dinero para mejorar nuestras vidas o incluso ver programas de entrevistas favoritos. Todo lo que se necesita es un poco de disciplina y acción, y estaremos en camino de mejorar nuestro bienestar personal a medida que envejecemos.

El descanso adecuado, el ejercicio y el entrenamiento de la mente para pensar en positivo son una excelente manera de mejorar su vida. Lo mejor que puede hacer es empezar ahora. Prolongar la buena salud solo te devuelve a los mismos patrones. Si desea mejorar su vida personal, debe actuar y mantener esa acción durante el transcurso de su vida.

Algo a tener en cuenta es que el ejercicio por sí solo ha demostrado aliviar a las personas que padecen asma, diabetes, enfermedades cardíacas, etc. De hecho, los estudios han demostrado que las personas que hacen ejercicio viven una vida más larga, mejor y más feliz. De hecho, el ejercicio ha demostrado aliviar e incluso curar los síntomas que surgen de la artritis. Si tiene dolor de espalda, se beneficiará del ejercicio, ya que también lo aliviará. Para obtener más información, consulte libros en su biblioteca o visite Internet.

Ejercicio y artritis

Ejercicio y artritis

Sus huesos cuelgan en muchas articulaciones. Articulaciones de rodilla. Articulaciones de la cadera. Las articulaciones de los dedos de las manos y las articulaciones de los dedos de los pies.

Dondequiera que se unan los huesos, también hay cartílago, una capa protectora de goma que asegura que sus articulaciones se doblen suavemente y sin dolor. Pero incluso el cartílago no puede hacer este tremendo trabajo solo. Una membrana delgada llamada “sinovio” proporciona líquido que lubrica las partes móviles de la articulación. Cuando el cartílago de la membrana sinovial se desgasta y se inflama, el resultado es generalmente un caso de “osteoartritis” o “artritis reumatoide”.

En la osteoartritis, el cartílago puede erosionarse tanto que el hueso se roza con el hueso. Este tipo de artritis se desarrolla gradualmente a lo largo de la vida como resultado simple del desgaste de las articulaciones a lo largo de los años. Muy pocas personas escapan a algún grado de osteoartritis, aunque la gravedad varía mucho.

De hecho, si tiene más de 50 años, es probable que tenga al menos una articulación afectada por la osteoartritis. La osteoartritis afecta a hombres y mujeres por igual y es, con mucho, el tipo de artritis más común, con casi 16 millones de estadounidenses en la lista.

En la artritis reumatoide, el daño a la membrana sinovial es la causa del problema. Los médicos e investigadores no están absolutamente seguros de qué la causa, pero la mayoría cree que la artritis reumatoide es una enfermedad en la que el sistema inmunológico ataca ciertos tejidos del cuerpo, incluidos los que conectan las articulaciones y la membrana sinovial.

La artritis reumatoide comienza con articulaciones hinchadas, rojas, rígidas y dolorosas, pero puede progresar hasta que se forma tejido cicatricial en la articulación o, en casos extremos, hasta que los huesos se fusionan. Casi el 75% de los 2 millones de personas con artritis reumatoide en los Estados Unidos son mujeres. La enfermedad puede afectar desde la adolescencia.

Ejercer sus opciones de prevención

Invertir un poco de tiempo en desarrollar un buen plan de ejercicios y estiramientos de bajo impacto con soporte de peso puede sumar grandes resultados cuando se trata de evitar el dolor de la artritis. Los músculos fuertes ayudan a proteger las articulaciones del desgaste y el movimiento mantiene las articulaciones flexibles.

Es por eso que la búsqueda de la aptitud está a la mano, incluso si tiene 50 años o más. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses mayores de 50 años todavía están en el lugar donde siempre estaban sentados y viendo a otros trotar. La mayoría de ellos afirman que eso es solo para las personas que han sido atléticas toda su vida, o algunos dicen que el ejercicio es para los jóvenes y que hacer ejercicio les hará más daño que bien.

Todavía hay algunos que insisten en disculparse en las rutinas de ejercicio porque no solo tienen tiempo o tienen menos energía que nunca. Todas estas son excusas poco convincentes. Por tanto, es hora de empezar a deshacerse de esos dolores. Empiece a hacer ejercicio.

En consecuencia, prevenir la artritis no es una ciencia exacta, pero los médicos han descubierto algunas formas de reducir el riesgo. Aquí es cómo:

1. No peses alrededor

La medida más importante que cualquier persona puede tomar para prevenir la osteoartritis de rodilla es perder peso si tiene sobrepeso. El peso adicional ejerce una presión adicional sobre las rodillas. Si tiene 10 libras de sobrepeso, por ejemplo, ejerce 60 libras por pulgada cuadrada de presión adicional sobre las rodillas cada vez que da un paso. Esa presión adicional puede erosionar lenta pero seguramente el cartílago de las rodillas y provocar artritis.

Un estudio ha respaldado claramente la teoría de que la pérdida de peso influye en la prevención. En el estudio, las mujeres con sobrepeso que perdieron 11 libras o más durante un período de 10 años redujeron su riesgo de desarrollar osteoartritis de rodilla en un 50%.

2. Estire esos músculos

Cualquier tipo de estiramiento es bueno siempre y cuando no rebotes, lo que puede provocar un tirón muscular. Esto es según algunos de los profesores de medicina clínica en la ciudad de Nueva York.

Intente mantener un estiramiento lento y constante durante 15 a 20 segundos, luego relájese y repita. Es mejor flexionarse estirándose antes de cualquier ejercicio, especialmente correr y caminar. Pero también es buena idea estirar todos los días. Pídale a su médico que le enseñe estiramientos que se centren en posibles puntos problemáticos de la artritis, como las rodillas o la espalda baja.

3. Caminar es siempre el mejor ejercicio

Realice una buena caminata larga al menos tres veces por semana o participe en una rutina de ejercicios aeróbicos o de bajo impacto para obtener los máximos resultados. No hay pruebas de que correr sea malo para las articulaciones, pero recuerde que puede agravar una lesión si ya tiene una. Solo recuerde consultar con su médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.

La conclusión es que de todos los hábitos saludables, el ejercicio es el más importante. Esto se debe a que las personas están diseñadas para ser activas. Por lo tanto, es realmente importante que las personas hagan ejercicio para mantenerse saludables y mantener las articulaciones libres de desgaste.

Solo tenga en cuenta que el cuerpo no ejercitado, incluso si está libre de síntomas de enfermedades o problemas como la artritis, no está en todo su potencial. Por lo tanto, ¡comience a hacer ejercicio ahora mismo!

Ejercicio y diabetes tipo 2

Ejercicio y diabetes tipo 2

Una de las formas más sencillas y prácticas de reducir la cantidad de azúcar en la sangre, eliminar los peligros de las “enfermedades cardiovasculares” y mejorar la salud y el bienestar en general es el ejercicio.

A pesar de eso, en el mundo inactivo de hoy, donde casi todos los trabajos indispensables se pueden realizar en línea, desde la silla ergonómica frente a una computadora, o con una línea de mensajes en tiempo real desde una máquina de fax, el ejercicio puede ser un argumento difícil. para ganar.

El peso del ejercicio

Todo el mundo debería hacer ejercicio, pero los expertos en salud nos dicen que solo el 30% de la población de los Estados Unidos realiza los treinta minutos recomendados de actividad física diaria y el 25% no realiza ninguna actividad física. De hecho, se cree que la inactividad es una de las razones clave del aumento de la diabetes tipo 2 en los EE. UU., Porque la inactividad y la obesidad promueven la resistencia a la insulina.

La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para ponerse en movimiento y el ejercicio es una de las formas más fáciles de empezar a controlar la diabetes. Para las personas con diabetes tipo 2 en particular, el ejercicio puede mejorar la sensibilidad a la insulina, reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y promover la pérdida de peso.

Diabetes tipo 2

La diabetes va en aumento. La cantidad de personas diagnosticadas con diabetes cada año aumentó en un 48% entre 1980 y 1994. Casi todos los casos nuevos son de diabetes tipo 2, o de inicio en la edad adulta, el tipo que se presenta alrededor de la mediana edad. Los síntomas de la diabetes tipo 2 incluyen aumento de la sed, el apetito y la necesidad de orinar; sentirse cansado, nervioso o enfermo del estómago; visión borrosa; hormigueo o pérdida de sensibilidad en las manos.

Las causas de la diabetes tipo 2 son complejas y no se comprenden completamente, aunque la investigación está descubriendo nuevas pistas a un ritmo rápido.

Sin embargo, ya se ha demostrado que una de las razones del auge de la diabetes tipo 2 es el ensanchamiento de las cinturas y la tendencia hacia un estilo de vida más inactivo y dependiente del escritorio en los Estados Unidos y otros países desarrollados. En Estados Unidos, el cambio ha sido sorprendente; Solo en la década de 1990, la obesidad aumentó en un 61% y la diabetes diagnosticada en un 49%.

Por esta razón, los expertos en salud alientan a quienes ya padecen diabetes tipo 2 a comenzar a aprovechar las maravillas que el ejercicio puede hacer por ellos. Sin ejercicio, las personas tienden a volverse obesas. Una vez que son obesos, tienen mayores posibilidades de acumular diabetes tipo 2.

Hoy, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Informa que más del 80% de las personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso clínico. Por lo tanto, es hora de que las personas, ya sea que tengan diabetes tipo 2 o no, comiencen a realizar esas actividades de salto y estiramiento.

Empezando

La primera orden del día con cualquier plan de ejercicio, especialmente si usted es un perezoso “en la lana”, es consultar con su proveedor de atención médica. Si tiene factores de riesgo cardíaco, es posible que el proveedor de atención médica desee realizar una prueba de esfuerzo para establecer un nivel seguro de ejercicio para usted.

Ciertas complicaciones diabéticas también dictarán qué tipo de programa de ejercicios puede realizar. Las actividades como el levantamiento de pesas, el trote o los ejercicios aeróbicos de alto impacto pueden representar un riesgo para las personas con retinopatía diabética debido al riesgo de un mayor daño de los vasos sanguíneos y un posible desprendimiento de retina.

Si ya practica deportes o hace ejercicio con regularidad, le resultará beneficioso hablar sobre su rutina habitual con su médico. Si está tomando insulina, es posible que deba tomar precauciones especiales para prevenir la hipoglucemia durante su entrenamiento.

Empezar lento

Para aquellos que tienen diabetes tipo 2, su rutina de ejercicios puede ser tan simple como una caminata nocturna por el vecindario. Si no ha estado muy activo hasta ahora, comience lentamente y vaya subiendo. Pasee al perro o salga al jardín y rastrille. Usa las escaleras en lugar del elevador. Estacione en la parte trasera del estacionamiento y camine. Cada poquito funciona, de hecho, realmente ayuda mucho.

Tan solo 15 a 30 minutos diarios de ejercicio para bombear el corazón pueden marcar una gran diferencia en el control de la glucosa en sangre y en el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas. Una de las formas más fáciles y económicas de moverse es iniciar un programa de caminatas. Todo lo que necesitas es un buen par de zapatos que te queden bien y que te brinden apoyo y una dirección para dirigirte.

De hecho, no tiene que desperdiciar demasiados gastos en costosas “membresías de clubes de salud” o en el dispositivo de salud más actualizado para comenzar a extraer esas grasas. Lo que necesita es la voluntad y la determinación para comenzar a hacer ejercicio y llevar una vida más saludable y libre de diabetes tipo 2.

Los resultados serían las recompensas más dulces del esfuerzo que ha realizado.

Mantenerse motivado para hacer ejercicio

Mantenerse motivado para hacer ejercicio

El ejercicio es siempre una aventura de bricolaje. Ninguna otra persona y ninguna máquina pueden hacerlo por usted. Por lo tanto, es importante contar con esos factores motivadores para que una persona que hace ejercicio para adelgazar se quede.

Esto es lo que las personas con sobrepeso deberían aprender a comprender. Sin embargo, incluso si es tan fácil configurar las instrucciones y fácil de seguir, este no es el mismo caso para casi el 35% de los estadounidenses que no pueden evitar el sobrepeso.

Por supuesto, una vez que tenemos sobrepeso, generalmente queremos recortar por muchas razones, algunas relacionadas con la condición física y el estado físico, mientras que otras quieren mejorar su físico y apariencia. Y nunca es demasiado tarde para ponerse en forma.

En los últimos 50 a 75 años, la actividad física se ha convertido en la excepción y no en la regla, tanto en el hogar como en el trabajo. La gente tiende a conducir por donde otros alguna vez caminaron. La gente tiende a accionar un interruptor y las máquinas se encargan de transportar, levantar, empujar y tirar por ellos.

Sin embargo, las personas que intentan perder peso tienden a creer que es probable que aumente de peso si no toman las medidas necesarias para detenerlo.

El punto aquí es que los expertos en salud creen que las personas pierden el rumbo, especialmente cuando se trata de hacer dieta. Tienden a volver a sus viejos hábitos alimenticios incluso después de aprender a disfrutar de una alimentación baja en grasas. Tienden a volver a formas sedentarias a pesar de que disfrutan del ejercicio.

Pero a pesar del impulso hacia el aumento de peso, puede evitar que suceda, dicen los expertos. Y hay muchas buenas razones para evitar el exceso de peso, razones que van más allá de la vanidad o la apariencia social. Hay muchas razones para mantenerlo motivado para hacer ejercicio y mantenerse saludable por el resto de su vida.

Maneras de perder a lo grande

1. Tener un objetivo explícito

Una declaración simple como, “Quiero perder algo de peso”, es una declaración ambigua e indefinida. No lo motivará en lo más mínimo a comenzar a hacer ejercicios de inmediato.

Lo importante es ser preciso en sus objetivos. Sería mejor si estableciera una cantidad detallada de libras que realmente desea perder. Imagínese cómo se verá después de alcanzar el peso deseado. Hacer esto lo inspirará a perder peso. De hecho, tal vez incluso más de lo que tenías planeado. La idea es usar esa figura para ayudarlo a permanecer resistente y dedicado.

2. Desarrollar una estrategia

¡La fuerza de voluntad no funciona sola! Para perder peso y mantenerse, su estrategia debe comprender tanto el ejercicio como la dieta, y no ninguno de los dos.

Intente empezar a motivarse tirando la ropa que tiene tallas más grandes. Esto te pondrá en una situación en la que solo tienes tu ropa sexy y tienes que tomar una decisión manteniéndote motivado para hacer ejercicio o no usar ropa en absoluto. ¿Cual prefieres?

3. Dibuja pequeñas medidas calculables

Pon en práctica acciones que se adapten a tu estilo de vida. Esto significa que debe implementar movimientos de los que usted y solo usted se beneficiará y no nadie más.

La idea aquí es optar por un objetivo más positivo y alcanzable y no solo evitar ser regordete y gordito.

4. Producir un seguimiento que tenga un efecto importante

Sería mejor tener a alguien dispuesto a tomar nota de su progreso o desarrollo. Esto te inspirará a seguir haciendo lo que has comenzado. Tener a alguien que escuche tus logros es definitivamente un premio mejor que simplemente lograr tu objetivo solo.

Además, tener una mano extra para apoyarte y animarte cuando las cosas empiecen a fallar. Es esa forma simple de escuchar a alguien creer en lo que haces y es una de las mayores motivaciones para que sigas ejercitándote.

5. Construya un cronograma vigoroso y sensato

¿Qué planeas lograr en un año? Intente adaptar sus objetivos a su calendario, y no espere ver los resultados en un instante.

La conclusión es que para mantenerse motivado para hacer ejercicio se requiere mucho trabajo, lo cual es contrario a lo que la mayoría de la gente tiende a pensar. La idea principal es permitir que las personas cambien su estilo de vida porque solo de esta manera cambiarán absolutamente su peso … para mejor.

EnglishSpanish