Seleccionar página
Por qué duelen los músculos?

Por qué duelen los músculos?

A medida que las personas envejecen, comienzan a quejarse más de dolores musculares y articulares. Parecen endurecerse con la edad, y actividades tan comunes como agacharse para leer el periódico de la mañana pueden hacer que se estremezcan.

Tal dolor puede agarrar con tanta fuerza que están seguros de que comienza en lo profundo de sus huesos. Pero la verdadera causa de la rigidez y el dolor no se encuentra en las articulaciones o los huesos, según una investigación de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, sino en los músculos y los tejidos conectivos que mueven las articulaciones.

La resistencia a la fricción generada por las dos superficies de fricción de los huesos en las articulaciones es insignificante, incluso en las articulaciones dañadas por la artritis.

Flexibilidad es el término médico utilizado para describir el rango de movimiento de una articulación desde el movimiento completo en una dirección hasta el movimiento completo en la otra. Cuanto mayor sea el rango de movimiento, más flexible será la articulación.

Si se inclina hacia adelante por las caderas y se toca los dedos de los pies con las yemas de los dedos, tiene una buena flexibilidad o rango de movimiento de las articulaciones de la cadera. Pero, ¿puede agacharse fácilmente con un gasto mínimo de energía y fuerza? El esfuerzo necesario para flexionar una articulación es tan importante como su rango de movimiento posible.

Diferentes factores limitan la flexibilidad y la facilidad de movimiento en diferentes articulaciones y músculos. En el codo y la rodilla, la propia estructura ósea establece un límite definido. En otras articulaciones, como el tobillo, la cadera y la espalda, los tejidos blandos (músculo y tejido conectivo) limitan el rango de movimiento.

El problema de las articulaciones y los músculos inflexibles es similar a la dificultad de abrir y cerrar una puerta debido a una bisagra oxidada y poco utilizada que se ha vuelto reacia.

Por lo tanto, si las personas no mueven regularmente sus músculos y articulaciones a lo largo de su rango completo de movimiento, pierden parte de su potencial. Es por eso que cuando estas personas intentan mover una articulación después de un largo período de inactividad, sienten dolor y eso desalienta su uso.

Lo que sucede a continuación es que los músculos se acortan con el desuso prolongado y producen espasmos y calambres que pueden ser irritantes y extremadamente dolorosos. La inmovilización de los músculos, como han demostrado los investigadores con animales de laboratorio, provoca cambios bioquímicos en el tejido.

Sin embargo, otros factores provocan dolor en los músculos. Éstos son algunos de ellos:

1. Demasiado ejercicio

¿Siempre ha creído en el dicho: “Sin dolor no hay ganancia”? Si es así, no es tan sorprendente que ya haya experimentado dolor en los músculos.

El problema con la mayoría de las personas es que hacen demasiado ejercicio pensando que es la forma más rápida y segura de perder peso. Hasta que duelen, tienden a ignorar sus músculos y tejido conectivo, aunque son lo que literalmente mantiene unido al cuerpo.

2. Envejecimiento e inactividad

El tejido conectivo une el músculo al hueso mediante tendones, une hueso al hueso mediante ligamentos y cubre y une los músculos con vainas llamadas fascias. Con la edad, los tendones, ligamentos y fascias se vuelven menos extensibles. Los tendones, con sus fibras densamente empaquetadas, son los más difíciles de estirar. Los más fáciles son las fascias. Pero si no se estiran para mejorar la movilidad articular, las fascias se acortan y ejercen una presión indebida sobre las vías nerviosas de las fascias musculares. Muchos dolores y molestias son el resultado de impulsos nerviosos que viajan a lo largo de estas vías presionadas.

3. Inmovilidad

Los músculos adoloridos o el dolor muscular pueden ser insoportables debido a la reacción del cuerpo a un calambre o dolor. En esta reacción, llamada reflejo de entablillado, el cuerpo inmoviliza automáticamente un músculo dolorido al contraerlo. Por lo tanto, un músculo adolorido puede desencadenar un círculo vicioso de dolor.

Primero, un músculo no utilizado se vuelve doloroso por el ejercicio o por estar en una posición inusual. Luego, el cuerpo responde con el reflejo de entablillar, acortando el tejido conectivo alrededor del músculo. Esto causa más dolor y, finalmente, toda el área duele. Uno de los sitios más comunes para este problema es la zona lumbar.

4. Teoría del espasmo

En el laboratorio de fisiología de la Universidad del Sur de California, algunas personas se han propuesto aprender más sobre este ciclo de dolor.

Usando algún dispositivo, midieron la actividad eléctrica en los músculos. Los investigadores sabían que los músculos normales y bien relajados no producen actividad eléctrica, mientras que los músculos que no están completamente relajados muestran una actividad considerable.

En un experimento, los investigadores midieron estas señales eléctricas en los músculos de personas con lesiones deportivas, primero con el músculo inmovilizado y luego, después de que el músculo se había estirado.

En casi todos los casos, los ejercicios que estiran o alargan el músculo disminuyen la actividad eléctrica y alivian el dolor, ya sea total o parcialmente.

Estos experimentos llevaron a la “teoría del espasmo”, una explicación del desarrollo y la persistencia del dolor muscular en ausencia de una causa obvia, como una lesión traumática.

Según esta teoría, un músculo que se trabaja en exceso o se usa en una posición extraña se fatiga y, como resultado, se duelen los músculos.

Por tanto, es sumamente importante conocer las limitaciones y la capacidad de los

EnglishSpanish